En 1926, la caída de ventas del Ford T terminó por convencer a Henry Ford de que convenía crear un nuevo modelo de automóvil.

El modelo A -el segundo gran éxito de la marca Ford tras los 18 años en que estuvo en producción su antecesor el modelo T-, salió al mercado el 2 de diciembre de 1927 y se fabricó hasta 1931, con una producción de 4.320.446 unidades.

Estuvo en venta en varios colores, pero los tapabarros siempre fueron pintados de color negro. De construcción robusta y simple, se sometió a revisiones anuales con el fin de modernizarlo.

Con el Ford modelo A, la empresa intentó igualmente hacerse un espacio en el mercado Europeo. Con este objetivo, desde el verano de 1928 se produjo el vehículo también en Berlín con lo que comenzó la expansión de Ford en Europa, donde el motor original de 4 cilindros y 3.285 cc con 40 hp, tuvo que reducirse por motivos fiscales a 2.023 cc. con lo que la potencia disminuyó a 28 hp.

Para el diseño y fabricación, Henry Ford se embarcó en el proyecto centrándose en el diseño del motor, el chasis y otras necesidades mecánicas, mientras que dejó el diseño de la carrocería del automóvil a su hijo Edsel. Edsel también logró vencer alguna de las objeciones iniciales de su padre e incluir algunos nuevos diseños técnicos como el de la caja de cambios.

El primer Modelo A, salió de la línea de ensamblaje el 20 de octubre de 1927 y salió al mercado el 2 de diciembre de 1927.

En 1929, cuando fue el mayor periodo de producción, se fabricaban 9.100 autos diarios.

El Ford modelo A ofrecía un estilo elegante, descrito por algunos como un “Lincoln pequeño”, y la superioridad en estilo y

tecnología comparado con su predecesor saltaba a la vista, pues este nuevo modelo venía con frenos mecánicos de tambor en las cuatro ruedas, el consumo de combustible otorgaba un mejor rendimiento.

Por primera vez el parabrisas era de vidrio laminado de seguridad, los amortiguadores hidráulicos en las cuatro ruedas y el motor era de 4 cilindros en línea, pesaba 1.026 kilogramos y alcanzaba una velocidad máxima de 104.6 km/h (65 mph). La transmisión era manual no sincronizada de engranaje deslizante convencional, de 3 velocidades hacía adelante y reversa. El modelo A tenía una distancia entre ejes de 103.5 pulgadas (2.630 mm). Todos los modelos de pasajeros tienen las mismas características mecánicas y van montados en un mismo chasis.

Además de sus ofertas comerciales de su nueva carrocería de ½ tonelada del chasis A, Ford creó un programa aún más ambicioso de carrocerías con el nuevo chasis AA de camión de 1½ tonelada.

Los principales fabricantes de carrocerías de Ford Modelo A fueron:

  • Walter Briggs (Briggs Manufacturing Company),
  • John William Murray (Murray Corp. of America),
  • Edward G. Budd (Budd Company).

El ovalo azul, como el que conocemos actualmente, se entrenó por primera vez en 1927 con el nuevo Modelo A. Dicho logo ha sufrido a lo largo del tiempo sólo cambios menores, como el tamaño y leves cambios de tonalidad al borde que rodea el ovalo azul y lleva escrito parte de la firma de Henry Ford.

Aunque el Modelo A fuera producido sólo por 4 años, los historiadores automotrices lo catalogan como uno de los más grandes autos de todos los tiempos.

Se estima que, hoy en día cuando el Ford A está cumpliendo 90 años, del total de modelos A fabricados entre 1927 y 1931 (sobre los 4 millones de unidades), más de 250.000 de ellos aún ruedan por caminos de todo el mundo.