Henry Ford nació el 30 de julio de 1863. Creció en una granja familiar y desde niño destacó por su interés en la mecánica, interés que fue transformándose en genialidad, hasta llegar a ser “uno de los más grandes industriales del mundo”.

Su padre le dio un reloj de pulsera en su adolescencia. A los 15 años ya tenía reputación como reparador de relojes, habiendo desmantelado y vuelto a ensamblar los relojes de amigos y vecinos docenas de veces.

A los 12 años pasaba gran parte de su tiempo libre en una tienda de repuestos para maquinaria, donde consiguió las piezas necesarias para construir su primer motor a vapor.

Cuando tenía 13 años, su madre falleció. La granja no era de su agrado y sin su madre, en 1878, con tan solo 15 años, se instaló en la ciudad vecina de Detroit, donde trabajaría como aprendiz de maquinista. Luego de tres años, regresó a su hogar, y repartió su tiempo entre probar y reparar motores a vapor y supervisar las herramientas de la granja.

No pasó mucho tiempo hasta que se convirtió en ingeniero para la Edison Illuminating Company, en Detroit. Ascendió a Ingeniero Jefe dos años más tarde, lo que le permitió contar con el tiempo y fondos necesarios para dedicarse a su verdadera pasión, los motores de combustión interna.

Siempre buscó la forma de reducir costos y mejorar la eficiencia. Para ello, introdujo en sus plantas en 1913 la cadena de producción móvil, que permitía un incremento enorme de la producción, lo que se conoce como fordismo. Se convirtió en una de las personas más conocidas y adineradas del mundo, su meta era dotar de un automóvil al ciudadano común, lo que logró más tarde con el éxito del modelo T, del cual se fabricaron 15 millones de unidades.

 

Detroit Automobile Company

Tras renunciar a la Illuminating Company, Henry Ford fundó en 1899 su primera fábrica de automóviles: “Detroit Automobile Company”, la que no prosperaría, entrando en quiebra por razones diversas.

Su primer vehículo autopropulsado, fue el “Cuadriciclo”. El primer motor Ford comenzó la historia en la cocina de su casa. Luego trabajó en el chasis, montado sobre 4 ruedas de bicicleta y lo necesario para rodar a modo de prueba en junio de 1896.

La caja de cambios tenía dos marchas, una para 16 km/h y otra para 32 km/h, No tenía reversa. Pesaba 227 kg, y medía 1.24 m de ancho.

 

Henry Ford Company

Comenzó a diseñar coches de carreras. Con el “Sweepstakes”, de 26 caballos de fuerza, derrotó al campeón americano, Alexander Winston, en octubre de 1901. Victoria muy popular y publicitada, que lo cambió todo para él, así como para la historia de la industria automotriz. Varias personas ofrecieron apoyo financiero, formando el 20 de noviembre de 1901 la “Henry Ford Company”, a la que sin embargo, por diferencias con los socios, Henry renunció en marzo de 1902. La compañía fue reorganizada bajo el nombre de “Cadillac”.

 

Ford Motor Company

Henry Ford siguió creando y mejorando sus autos, para atraer financistas para su nueva empresa.

En 1902 fabricó 2 autos iguales, el 999 y el Arrow, con motores de 4 cilindros en línea, 18.9 litros y potencia de entre 70 y 100 caballos, sin suspensión trasera ni diferencial. La dirección se controlaba por una barra similar la de una bicicleta.

Con ellos, rompió récords y ganó carreras, atrayendo el financiamiento para crear su nueva empresa, logrando así en el tercer intento, fabricar autos y ofrecerlos al ciudadano común. Es la marca Ford que conocemos en la actualidad, y que ha perdurado por más de 115 años.

Esta sociedad se fundó en junio de 1903 con 12 inversionistas (entre ellos los hermanos Dodge), contando con maquinaria, proyectos, patentes y algunos modelos procedentes del resto de los inversores. Henry Ford participaba con 25,5% de las acciones y actuaba como vicepresidente e ingeniero jefe. Al principio producían pocos vehículos, que dos o tres personas se encargaban de ensamblar gracias a componentes diseñados, hechos a medida. Más tarde, Henry Ford se convirtió en presidente pasando a ser, en 1919, el único propietario de la empresa.

El primer coche se vendió en julio de 1903, a un distinguido médico, éste fue el primer Modelo A. La nomenclatura usada para denominar los modelos, fueron las letras del abecedario.

Henry Ford falleció el 7 de abril de 1947 a los 83 años, dejando más de 160 patentes registradas y habiendo sentado las bases de la industria automovilística mundial, con criterios y métodos que están vigentes aún en el Siglo XXI.